IMG_488kk4
Canada, Viajes, voluntariado

Voluntariado: 20 amigos, un amor y mi vida de carpintera en Canadá.

Después de pasar tres meses en la propiedad ecuestre de Joanne, sentí que era el momento de mover los pies a otra parte de Canadá.

Esto se dio por dos cosas. En parte porque creía que había exprimido todo de Joanne, como si ya me hubiera enseñado todo lo que ella sabía. En parte también porque soy una torpe y apilando unos troncos me torcí la pierna. A la vez que Pierr, (¿recordáis? el chico aburrido) tenía planes de visitar la isla de Vancouver muy pronto. Podría ir con él.

Todo indicaba a que era el momento de pasar una página en mi libro canadiense. Pero la página que venía no hablaba de irse de vacaciones a ver Canadá, museos y comer en restaurantes chachis. El dinero no me duraría ni dos semanas.

IMG_1024

Vancouver

Me paré y pensé en mi situación. Me quedaban unos 700 euros de todo el dinero con el que llegué. No había gastado mucho. Al fin y al cabo el dinero se me iba en champús, cafés, cremas para la cara, compresas, calcetines. Vamos, cosas personales que Joanne no pagaba. (Hay sitios que sí cubren hasta este tipo de cosas).

Lo mejor sería buscar otra aventura helpx.

Una noche Joanne y yo nos quedamos solas en la terraza, ella me contaba historias sobre Capricornio, sobre Géminis, Aries… y con cada historia señalaba a las estrellas mientras le daba un trago a la botella de Fire Ball, un whisky canadiense.

Yo le cambié el tema, le hablé de mi partida y le dije que echaba de menos el mar. Joanne me miró y me dijo “tienes que irte a Tofino”. ¿Tofino? eso suena a Tocino. pensaba yo en mi cháchara interior.

IMG_1028

Victoria

Resulta que Tofino es el único sitio surfero de todo Canadá “Es como la perla de Canadá, un pueblito lleno de gente joven, de surferos, delfines y orcas, de graffitis y murales, de cafeterías donde sirven capuccinos con muffins gigantes”

Y así encontré mi siguiente voluntariado, concretamente en Ucluelet, el pueblo vecino a Tofino.

El anuncio en helpx era la cosa más cutre que te pudieras echar a la cara: 4 frases, sin fotos y sin reseñas. En la vida escogería un sitio sin fotos y menos aún sin reseñas. Pero estaba empeñada en ir al dichoso pueblo de surferos. Conecté enseguida con el chico que me respondió los mails, me mandó fotos y eso fue un alivio (ya se me estaba yendo la olla pensando que sería la casa de un loco maníaco)

IMG_2518

Victoria

Él no era el dueño, era uno de los trabajadores oficiales y seleccionaba a los ayudantes. La dueña real se llamaba Candis y tenía una casa en construcción. Necesitaba a alguien que le pintase un mural en una de las paredes. Yo con mi fondo artístico le dije que estaría encantada de participar. A parte de que sería un trabajo más fácil para mi pierna.

Me fui con Pierr a Victoria, en la isla de Vancouver. Fue un trayecto muy largo desde casa de Joanne hasta mi nuevo hogar. De Williams Lake a Vancouver 7 horas, de Vancouver a Victoria 3 horas, y de Victoria a Ucluelet 5 horas más. Me llevó dos días llegar hasta allí.

Victoria

Mi llegada a Ucluelet

Christopher, el chico de los mails, me recogió en la parada de autobús junto a su perro blanco, Max. Me dio una bienvenida muy cálida y me invitó a entrar a Albatros una cafetería decorada con los colores del mar. “Ah sí” pensé “Que ya no estoy en la montaña”.

IMG_2746

No, ya no estaba en la montaña. La isla de Vancouver era puro Rainforest. O lo que es lo mismo en español, pura Selva. Los árboles estaban llenos de musgo verde, eran gordos y se alzaban hacia el cielo rascando las nubes, las plantas eran del tamaño de un coche, con las hojas del tamaño de las puertas. Aquí llueve mucho, todo es tamaño super plus Me explicaba Chris haciéndome un tour por el pueblo.

Me contó que Ucluelet, el pueblo, tenía 754 habitantes y que los habitantes eran muy chilled out, como dicen allí… muy relajaos, como decimos en España.

Le pedí que me dejara bajar. Cogí mi cámara de fotos y me adentré entre los árboles. Había visto el mar de refilón y quería verlo al completo. “¿Te puedes bañar aquí?” le pregunté a Chris pegando un grito. “¡Poder puedes, pero quizás te da una hipotermia!” bromeó desde el coche.

ESTA4

Pues qué pena, me dije a mi misma. “¡venga vámonos! vas a tener mucho tiempo de ver el mar ¡vivimos enfrente!” me gritó Chris. Y con nuestro café take away en mano fuimos a la casa.

“Es la casa lila, la ves? Me dijo.

Una casa lila y de dos pisos crecía en el centro de un bosque musgoso de cedros y robles. “¡Como para no verla Chris!” . Tenía un montón de ganas de entrar, como cuando Hansel y Gretel ven la casa de chocolatinas en medio del bosque y les puede la emoción y corren adentro y encuentran el paraíso de las chuches.

1239549_234646046735587_2736974709244822467_n

Dentro me recibieron dos hermanos australianos y una chica francesa. Eran ayudantes como yo. La chica se llamaba Isabelle y me enseñó lo mejor de todo, las vistas. El comedor no tenía paredes… tenía ventanas del tamaño de la pared. Veías el mar, los bosques, islotes rocosos con árboles, el muelle de la casa (sí, tenía muelle propio), barcos de vela.  “Y a veces vemos orcas” añadió Isabelle a mi descripción interior.

k-DSC04468

Isabelle me enseñó mi habitación. El cuarto era rosa con una cama de matrimonio también rosa y con armarios de madera blanca y lámparas de conchas de colores. Un poco cursi para mi gusto, pero como decía mi abuela a caballo regalado no le mires el dentado.

k-DSC04470

El trabajo

En los días que siguieron el trabajo empezó a formar parte de mi nueva rutina.

Chris me contó su idea de mural, un atardecer de colores naranjas y lilas, que hiciera conjunto con el hogar. Candis, la dueña, venía todos los meses a ver a los ayudantes, un mural era algo que le pegaba mucho a ella y a su casa.

Yo me puse manos a la obra, hice bocetos y pinté mucho en papel. Lo que no me había contado es que el mural estaba a dos metros del suelo. Aquí me tenéis, arriesgando mi vida por un voluntariado. 

IMG_2796

En casa de Joanne había un horario a cumplir más o menos. Pero aquí no, aquí todos eran muy muy relajaos. Nos levantábamos sobre las 9 y el trabajo empezaba sobre las 10. Los australianos barnizaban puertas y la chica francesa limpiaba la casa. O al revés, como les viniera. 

Con los días otros ayudantes nuevos fueron viniendo, de todas partes del mundo. Y con los días también me puse mejor de la pierna y dejé aparcado el proyecto del mural. Mientras los ayudantes trabajaban a la vez que se contaban chistes y parecían pasárselo como críos en el recreo… yo me sentaba sola a dibujar. 

Hablé con Chris sobre el tema y me dijo que ni me preocupara, que hiciera lo que a mi me apeteciera, yo tenía que estar feliz.

Así que coloqué el “proyecto mural” en el parking, lo cerré y me fui a aprender algo que no supiese hacer. Los australianos me enseñaron a trabajar con la sierra deslizante y fabricamos cientos de zócalos para el interior de la casa. Tom, un chico francés me enseñó a barnizar y barnizamos la terraza entera. Chris me enseñó a trabajar con la sierra de mesa y juntos cortamos más de 20 puertas para las habitaciones de la casa. Isabelle me enseñó a lijar y juntas pulimos los tótems de la entrada

ESTA5

IMG_4894

Vivir en aquella casa era como vivir dentro de una revista de “MUEBLES&COCINA”, podías ir saltando de habitación en habitación, cada una con sus colores y sus muebles a conjunto y cada una más perfecta que la otra. Y había tantas! y tantos baños y comedores. Aunque cuando nos poníamos a darle al martillo dentro del hogar más que una revista de diseño aquello parecía “Manos a la obra” el show de Manolo y Benito, los pintores. Chris era Manolo por la panza y yo era Benito porque la liaba mucho. Observad vosotros mismos:

ESTA2

Entre todos pintamos paredes, reparamos muebles, pusimos moquetas, pusimos suelos de parqué, lijamos a máquina y barnizamos el muelle entero… Creo que aquel verano casi me muero de la risa. Mucho trabajo pero también mucho cachondeo.

ESTA1

Los compañeros y el tiempo libre

En casa de Joanne el requisito era que te quedaras como mínimo un mes y ella siempre daría preferencia a los que quisieran quedarse dos o tres meses. Lo bonito de la casa de Candis era que los ayudantes iban y venían. Algunos se quedaban 6 días, otros 10, otros 15 y otros más de un mes. Yo decidí quedarme 3 meses más antes de volver a España, así que mientras en casa de Joanne conocí solo a 3 ayudantes distintos, en casa de Candis conocí a más de 20.

IMG_4748

Yo, Olympia, Mathew y Melissa

Me hice muy amiga de Olympia, una chica francesa. Hablábamos español juntas. Una vez nos fuimos a hacer kayak juntas. Queríamos encontrar ballenas o orcas. Se puso a llover tanto que acabamos arrastradas por la corriente hasta un muelle abandonado. No sé, creo que no aprendimos eso que te dicen tus padres de “si ves nubes negras es que va a llover”. En el muelle paramos e hicimos un video de terror con su cámara gritando en voz alta “Hola España, bienvenidos al fin del mundo”.

IMG_2891

Melissa fue una de mis mejores amigas, una chica suiza que cada vez que abría la boca me hacía reír. Había viajado por todo el mundo y siempre me contaba historias sobre gente de color, gente china y los múltiples novios que había tenido. Mi historia preferida es la de cuando se quedó atrapada entre una manada de jirafas en Sudáfrica y tuvo que dormir allí, en medio del campo. “Patri, puse la música a tope, les gritaba, les lanzaba cosas y las muy vagas ni se movían” me decía indignada.

IMG_2804

Ella nos arrastró a todos los ayudantes a Tofino. Tenía coche y en aquel momento eramos 7 ayudantes. Nos llevo a ver a los surfistas, para que nos alegráramos la vista con sus cuerpos mojados y su pelo al viento. Las playas eran larguísimas, en el mar habían islotes con árboles y todo lo recubría una espesa niebla.

No era la típica playa tropical surfista, pero era playa surfista al fin y al cabo.

IMG_2820

IMG_2824

Candace fue otra de mis mejores amigas con las que hoy en día todavía estoy en contacto. Ella es canadiense y carpintera y me enseñó a destrozar suelos de madera con un cuter gigante y sustituirlo por parqué con clavos. Me hablaba siempre de los hombres. Que si los hombres no saben limpiar, que si los hombres no saben cocinar, que si los hombres no saben escuchar. Y luego me decía que a pesar de todo, le gustaban demasiado. A veces era monotema… pero disfrutaba escuchándola, tenía una voz dulce y una cara muy simétrica, de esas que te apetece mirar todo el rato.

IMG_2801

También nos llevó a todos los ayudantes de excursión por los islotes. Y nos llevó al museo de Tofino donde los nativos canadienses guardan la colección de arte indio.

Todas las tardes en Ucluelet se hacía algo. Como en el colegio a las 5 sonaba la campana y se terminaba el trabajo, nos comíamos un bocadillo de pollo o de mortadela y nos íbamos a dar vueltas por el vecindario. Hacíamos cafés interminables en el Albatros o visitábamos el faro o nos íbamos de kayak a ver si POR FIN veíamos alguna ballena.

IMG_2846

En casa de Candis solo había un día de fiesta a diferencia de casa de Joanne que teníamos dos. Yo siempre pensé que no hacía falta ni día de fiesta… con la de tiempo libre que teníamos era hasta de caradura pedir todavía más. 

A diferencia de casa de Joanne donde casi siempre cocinaba uno de los ayudantes, Chris cocinaba absolutamente todas las noches. A parte de buen constructor y buen jefe, Chris era un experto cocinero. Te podía cocinar desde un plato de ternera y arroz basmati con leche de coco y curry, una dorada a la sal y limón y hasta unas costillas de cerdo con salsa barbacoa. 

Mi partida

La granja de Joanne en Williams Lake había representado para mí, mi primer paso fuera de mi hogar. El sitio donde aprendí inglés, donde vi mundo, donde mi valentía creció, donde maduré.

La casa de Candis en Ucluelet fue donde hice amigos, donde establecí una conexión profunda con el lugar y los que me acompañaban en mi día a día, donde encontré una segunda familia.

Una vez estaba tumbada en el muelle tomando el sol. Estaba jugando con mi teléfono, mirando el google maps. “Me gustaría ver algo distinto, me gustaría estar sola durante un tiempo”. Decía en mi charla interior.

IMG_2938

Yo, Candis y Melissa

Habían sido 6 meses preciosos, pero 6 meses viviendo con tantas personas son muchos meses. Helpx y Wwoofing están muy bien pero pocas veces tienes espacio para ti mismo, espacio para hacer lo que te de la real gana, para escribir durante 4 horas si quieres, o ver una película de dibujos animados o de cienca ficción tú solo o jugar a videojuegos sin preocuparte de si son las 3 de la mañana y aún no te has ido a dormir.

Después de 6 meses quería cambiar. Pensé en mi situación. En Ucluelet no había gastado nada de dinero, porque Candis compraba absolutamente todo a los ayudantes (menos alcohol y tabaco pero yo no fumaba ni bebía así que no gasté nada).

IMG_02XX15

Hablé con Chris: “Me quiero ir a San Francisco Chris”. Él me miró extrañado. Yo seguí mi frase “Todavía me queda dinero. Viajar a San Francisco desde aquí es muy barato, creo que jamás en la vida tendré una oportunidad como esta”

Chris lo entendió y me dijo que volviera cuando hubiese tenido suficiente. Y tanto que volví.

Volví con los ayudantes, volví para convertirme en experta pintora de paredes, volví para hacer un viaje en caravana por la isla de Vancouver, volví para pasar las Navidades y ver Ucluelet bañado en nieve y volví para, al final, enamorarme de Chris por completo y pasar nuestros días juntos hasta hoy.

IMGXX_0695

POST DATA: Al final vimos ballenas.

¡Suscríbete!
No te pierdas ninguna novedad
Previous Post

You Might Also Like

15 Comments

  • Reply Anabel abril 10, 2015 at 5:45 pm

    Me encanta! Cogería un billete YA a ése lugar…! Gracias por este post tan personal 🙂

    • Reply Patricia Ogo abril 10, 2015 at 8:22 pm

      Gracias Ana!!
      Me era imposible hablar de esta aventura sin que fuera totalmente personal!

  • Reply Mar octubre 20, 2015 at 9:24 am

    Se echa mucho de menos tus posts
    Va todo bien?

    • Reply Patricia Otero octubre 20, 2015 at 9:32 am

      Hola Mar! Gracias por tu comentario 🙂 me ha gustado mucho.
      La verdad he pasado por algunos estragos personales y esperaba poderlo contar cuando llegara la calma. Pero estoy bien <3 Quiero seguir escribiendo y tengo un post preparado (no de mis historias personales, pero de un viaje especial).
      Un abrazo Mar, me alegra saber que hay personas que echan de menos el blog!!!!!! 🙂

  • Reply Luis Barrios octubre 29, 2015 at 2:47 am

    Hola Patricia, me han encantado tus post y tus aventuras por todo el mundo. Quisiera saber si me puedes ayudar en algo actualmente estoy estudiando el ultimo año de Bachillerato y quisiera hacer un voluntariado, que me recomiendas más el voluntariado o el housesitter? para la fecha tendria 17 años y quisiera saber si tu crees que tengo posibilidades y en cual de los dos. Estoy en busca de una aventura en el extranjero y busco mejorar mi ingles tambien.

    • Reply Patricia Otero octubre 29, 2015 at 10:45 am

      Hola Luis! Gracias por tu comentario. Desgraciadamente para hacer helpx o wwoofing o cualquier tipo de voluntariado debes de ser mayor de edad (18 años es mayor de edad según helpx). Así que seguramente tendrás que esperar un añito más antes de irte al extranjero por ti mismo a hacer un voluntariado. Aún así ya te digo que por tu edad tendrás más posibilidades en un voluntariado que en housesitting. En Housesitting los HOSTS suelen coger antes a parejas y si tienen años de experiencia cuidando casas, mejor. A nosotros nos costó bastante ser escogidos.
      En wwoof, helpx, o workaway siempre tendrás posibilidades, sea cual sea tu edad o tu experiencia. Y si quieres aprender inglés te recomiendo que hagas voluntariado antes que housesitting, porque estarás rodeado de ayudantes con los que practicar inglés.

  • Reply Alexander febrero 22, 2016 at 10:58 pm

    Una consulta Patricia:

    Primero felicidarte por tu blog , es divertido y a la vez motivador e informativo. Yo quisiera preguntarte , si cuando consigues un lugar que necesitan voluntarios en otros paises , son ellos los que te pagan los pasajes para que vayas a ese lugar o no, como hacer con los tramites de visa o pasaporte.. gracias por tu respuesta

    • Reply Patricia Otero febrero 24, 2016 at 11:02 pm

      Hola Alexander!
      Gracias por tu comentario. En principio la familia no paga ningún pasaje. He oído de familias que han pagado algún viaje en autobús o así, pero nada económicamente mayor. Para el tema de visados dependerá del país pero en principio puedes hacer voluntariado a en cualquier país tan solo con visado de turista. Por si acaso, en la frontera, no digas que vienes a voluntariar porque algunos agentes de seguridad pueden no entenderterte bien y les puede crear confusión, mejor explícales que vienes a viajar.
      Abrazos

  • Reply Danny Polanco abril 20, 2016 at 11:02 pm

    Hola Patricia, qué ha pasado con tus post? hace mucho que no escribes!!

    Quería preguntarte lo siguiente: para Canadá cuánto es el máximo de tiempo que puedo permanecer con la visa de Turista? En caso de que me guste la vida en ese país y quisiera quedarme, qué tendría que hacer?

    Cuéntanos que es de tu vida en estos momentos, creo que a muchos nos tienes angustiados.

    Sigues en Canadá, regresaste a España, estás en otro país?

    Gracias por todo!!

    Saludos desde Colombia!!

    • Reply Patricia Otero abril 30, 2016 at 9:13 am

      Hola Danny!!! Disculpa mi enorme retraso no he estado conectada a internet en la pasada semana. Respecto a tus preguntas. El tema de visas depende de tu país de origen. En España son 6 meses de turista, y si quisiéramos quedarnos más debemos pedir una extensión por internet un par de meses antes de terminar el visado o bien aplicar para otro tipo de visado. Siendo tu de Colombia quizás es distinto! 🙁
      Siento no poderte ayudar más en ese aspecto!
      Sobre la otra pregunta que me haces, ahora mismo estoy en España! Si es verdad que el blog quedó parado, llevo 9 meses aquí trabajando en un negocio personal de arte (mi pasión desde niña). Y no he viajado tanto, me he quedado aquí para enfocarme en esto jejeje. Puedes ver mis trabajos en mi instagram @patricia.otero o en mi Facebook http://www.facebook.com/patriciaoteroart
      Tengo algunos posts pendientes por publicar en el blog porque sigo recibiendo mails con preguntas y me gustaría hacer posts resumiéndolas, siento no ser tan constante aquí!!! Un abrazo y gracias por tu tiempo! 😊😊😊😊

  • Reply Sheila junio 15, 2016 at 1:07 pm

    Patricia, he descubierto la vida con tu blog. Supongo que necesitaba buscar para encontrarlo pero créeme que no ha sido fácil.
    Me encantaría ponerme en contacto contigo, si quieres.Creo que te necesito.

  • Reply andrea celis septiembre 9, 2016 at 3:38 pm

    Hola Patricia he estado disfrutando de tus palabras, me han inspirado profundamente, te busque en todas las redes sociales jejejeje y veo q estas muy ausente, espero que estés perfectamente bien. Estoy muy entusiasmada a realizar un viaje, sólo q para los colombianos no son tan abiertas las fronteras. Un abrazo

  • Reply carlos octubre 7, 2016 at 11:55 pm

    hola patricia te gusta el buceo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ a mi me encanta saludos

  • Reply excursion para el mundial mayo 22, 2017 at 2:03 pm

    Hola Ana
    Tu articulo es brillante , es una gran experiencia vivida , Me gustaria hacer exactamente lo que hiciste se que Canadá tiene un clima diferente a los países Latinos , Pero trabajar y vivir en una granja es una experiencia unica y ese Museo Indígena tiene un arte inigualable, Me gusto mucho.

  • Leave a Reply