_MG_4802
Australia, Viajes, voluntariado

VOLUNTARIADO: Mi hermana repite, esta vez ¡En Australia!

Hace 6 meses que mi hermana pequeña Anabel decidió dejarlo todo, liarse la manta al cuello y marcharse a ver mundo. Quería aprender inglés, hacer amigos y vivir nuevas experiencias.

Para todo esto usó plataformas de voluntariado como wwoofing o helpx. Estas plataformas te permiten intercambiar unas horas de trabajo tuyas por un hogar y la comida de una familia y pueden hacerse en todo el mundo. Como yo, que hice  una en una granja ecuestre en Canadá.

Hoy traigo otra vez a mi hermana como invitada. Cuando ella se fue, me decía “Quiero ir al paraíso”. Y acabó en Hawaii en casa de un surfero haciendo helpx. Allí hizo unas amigas de esas que duran para siempre, aprendió a hacer surf junto a su jefe Mac, le explicaron que la palabra “Aloha” significa aprecio y vio volcanes por primera vez en su vida.

Después de Hawaii, el mundo le parecía muy grande para quedarse tan solo ahí. En esta entrevista he querido seguir con su aventura, esta vez en Australia. Allí cayó en manos de una acogedora famíla en la isla de Tasmania.

Nota: Si quieres saber con más detalle de que va esto de “viajar por el mundo y aprender inglés” puedes leerte el resumen de preguntas que he ido recibiendo de personas que han querido iniciarse.

Mi hermana Anabel y su aventura en Tasmania

P—¡Hola Anabel! ¡Bienvenida otra vez! Ya casi vuelves a España. Espero que hayas disfrutado tu experiencia con helpx. 

R—Hola!  Sólo quedan un par de horas para pisar España después de 6 meses y creo que no tengo ni una sola mala palabra para esta experiencia. He escogido este momento para escribir porque el camino de vuelta casa es ese momento en el que todos esos pensamientos, experiencias y recuerdos te vienen de golpe. Y sólo pensar en todo ello se me dibuja una sonrisa en la cara.

P—Me alegra oír eso, yo ya digo que “¡Viajar sienta bien!”. Descríbeme a tu host en Australia ¿Ha sido una señora mayor? ¿Una familia? ¿Parecido o muy distinto al que tenías en Hawai?

R—Después de haber pasado 3 meses con mi segundo host puedo decir que o estoy de suerte, o los hosts en helpx son muy enrollados. Pasé de bueno a mejor.

SONY DSC

Esta vez no era una sola persona como en Hawaii sino toda una familia! Después de mi experiencia en Hawaii en la que viví con Mac, un hombre soltero de 62 años, fue una alegría llegar a un hogar en la que me sentía como estar de nuevo en mi propia casa: con el padre, la madre, los niños e incluso la abuela!

En Australia no tenía tiempo para sentir esa sensación de soledad que te viene de vez en cuando cuando estás lejos de casa. Con esta familia todo eran momentos juntos ya fuera cocinando, viendo la televisión, de excursión e incluso trabajando! Eso último no se me olvidará nunca: que tus “jefes” no sólo te den direcciones sino que trabajen contigo en equipo, es la mejor sensación de mi experiencia como helper.

_MG_4869

P—La última vez que hablamos me comentabas que tu inglés era como el del cole, básico. ¿Como ha cambiado esto después de 3 meses en Australia?

R—Bueno, la verdad sea dicha, ¡podría estar mejor! Pero, por supuesto, a cambiado mucho. El mejor consejo para quien esté pensado en perfeccionar inglés viajando es hacerte a la idea que estas en una especie de cole y dejar que te corrijan toooodo lo que sea necesario, ¡incluso pedirlo!

Yo lo hice y la familia colaboró felizmente. A todo el mundo le gusta sentir que pueden enseñar algo a otro, ya sea la cultura, la historia o, en mi caso el idioma, y ese fue el truco que utilicé con los niños de la casa. A ellos les encantaba enseñarme el significado de expresiones y palabras que no conocía. Yo, a la vez, aprendía una lengua de forma gratuita.

Ahora mi inglés es OK, entiendo y me comunico casi a la perfección pero no ha llegado a ser fluido, es decir, que aún tengo que pensar y traducir para hablar. Aunque tengo que confesar que la idea de que mi inglés no sea bueno del todo me gusta, ya que me da un motivo para seguir aprendiendo y, quién sabe, volver a cruzar el charco. Y lo mejor de todo es que no me puedo quitar de la cabeza:

La de dinero y tiempo que hubiera necesitado para conseguir este mismo inglés en España, ¡y sin la experiencia!

En resumen: estoy la mar de feliz.

_MG_5950

P —¿Podrías describirme la casa en la que has vivido y tu habitación? ¿Te tocó un mini apartamento tipo IKEA en una ciudad? o quizás ¿la casa de Heidi arriba en las praderas?

R—Aún me acuerdo de mi primera mañana en Australia. Llegué el día anterior pero tarde por la noche y me fui directa a la cama. A las 4 de la mañana mi buen amigo jetlag me despertó y aún tengo la imagen grabada en mi mente: yo abriendo la cortina del comedor y descubriendo que vivía justo en frente del océano, y cuando digo en frente es literalmente en frente. Allí vi el amanecer y me sentí la persona más afortunada del mundo:

Yo, sin pagar un duro, viviendo en una casa de ensueño y en frente del mar. Uno no puede pedir más.

Tenía mi propia habitación con cama de matrimonio (ni en mi casa tengo cama de matrimonio), la cocina más grande, bien equipada y con mejor vistas que he visto en mi vida, (sólo en IKEA he visto de esas, y sin las vistas claro está).

P—En la entrevista anterior me comentabas que tu trabajo diario era bastante light y tenías mucho tiempo libre para descubrirte a ti misma. ¿Cómo ha cambiado esto en Australia? Descríbeme un día normal haciendo Helpx desde que te levantas hasta que te acuestas.

R—Esta vez me tocó trabajar más, llegué justo en medio de un mega proyecto: estaban reformando el exterior de la casa y llegué cuando construían las paredes y escaleras de la entrada exterior.

Para hacerte una idea, un día normal era levantarme temprano sobre las 6, irme a correr, desayunar tranquilamente y ponerme a trabajar a las 8 de paleta. Aún me río cuando me acuerdo:

¿Quién me iba a decir a mi que aprendería a hacer mezclas de cemento y a nivelar paredes?

IMG_4219-2

El trabajo podía durar hasta medio día o incluso por la tarde, pero esa intensidad sólo duró un par de semanas. Por la tarde solía ir a pasear, visitar la ciudad o simplemente darme un buen baño con sales de olor a lavanda. Por la noche todos ayudábamos y acabábamos el día viendo una película en el sofá.

Lo bueno de trabajar duro es que todo tiene su recompensa, y me llevaron de vacaciones a la montaña durante más de una semana. También de acampada durante 4 días y cada semana como mínimo un día de excursión para que yo pudiera conocer la isla. Después de todo, creo que les debo más yo a ellos que ellos a mi.

_MG_4826

P—Nombra 5 vivencias inolvidables que te hayan ocurrido gracias a estar en Tasmania haciendo Helpx.

  1. Ir una semana  de vacaciones a la montaña con paisajes de ensueño, todo pagado y sin trabajar ni pizca.
  2. Tener el mar enfrente de casa con un paseo de 30 km para correr o pasear a diario con Lucy, una perrita más dulce que el caramelo.
  3. Los atardeceres desde la misma terraza de mi casa, cada cual más precioso.
  4. Acampar con una de mis compañeras de trabajo en la isla más bonita de Tasmania, Maria Island.
  5. Cocinar juntos y probar todo tipo de comida: oriental, europea, australiana y de todas las nacionalidades que iban pasando por la casa.

SONY DSC

P—Me he enterado de que has estado aprendiendo habilidades nuevas gracias al trabajo. ¿Cuales son? ¿Quizás a hacer bollos, a plantar un árbol o a trabajar con animales?

R—Cuando haces un viaje de este tipo, en el que compartes hogar durante un largo tiempo con personas de otras cultura una de las cosas que haces a diario es aprender.

Dice el refrán que “no te acostarás sin saber algo nuevo” y, en mi caso, ni aunque lo intentase: era imposible no aprender algo cada día. Una de las mejores cosas que me llevo (y que menos me esperaba) era aprender a hacer pan! Pero pan del bueno…

Tim, el padre de la familia, decidió enseñarme al ver cómo lo observaba cuando lo elaboraba y al final acabé siendo la panadera de la casa, haciendo mejor pan incluso que él (según los demás integrantes de la casa).

_MG_4504

También aprendí muchísimo en temas de construcción que era algo que yo nunca había hecho. Yo empecé sin saber ni papa y acabé construyendo muros de hormigón, haciendo mezclas de cemento, construyendo y nivelando escalones.

Todo con la ayuda de un constructor que fue quién me lo enseñó todo. También hice mucho trabajo de jardinería en el que aprendí a podar árboles y arbustos con formas super chachis, también a plantar árboles, cosa que si un día alguien se lo plantea, lleva trabajo…hay que cavar hoyos realmente profundos!!

P—Los que hemos hecho Helpx o wwoofing sabemos la importancia de tener ayudantes en el hogar y de que nos caigan bien ¿Has tenido muchos ayudantes? ¿Como te ha ido con ellos?

R—La verdad es que tanto en Hawaii como en Australia, la compañía de los ayudantes como tú es lo mejor de toda la experiencia. Como digo yo: no es el lugar, no es la casa, ni siquiera lo que haga o donde vaya; es la compañía lo que hace de un viaje algo inolvidable.

_MG_5221

Nada más llegar, ya habían ayudantes: Una familia que viajaba en caravana por Australia. Ayudaban como yo, eramos los “helpers” solo que ellos dormían en la caravana. Viajaban con sus tres hijos de 11, 9 y 4 y toda la familia comía 100% carne y verdura orgánica. Su sueño era ser autosuficientes y para ello compraron una propiedad en su ciudad para montar una granja orgánica que les permitiera valerse por si mismos. Como nadie en su familia tenia experiencia con granjas decidieron hacer wwoofing la familia entera y de paso viajar de gratis por toda Australia.

Fue muy inspirador conocer a alguien como ellos. Es algo que no me hubiera imaginado nunca y que parece imposible hasta que no ves a alguien haciéndolo. ¡Me lo explican antes y no me lo creo!

También tuve la suerte de conocer a dos chicas taiwanesas. Aunque al principio fue duro, porque el choque cultural entre Asia y el resto del mundo es muy fuerte.

IMG_4366

Con ellas aprendí muchas cosas, y la más importante, qué suerte tenemos los que vivimos en una sociedad como la mía.

También le enseñé muchas cosas, por no decir todo. En Asia las mujeres no hacen absolutamente nada en el hogar hasta que no se casan, ni siquiera trabajan.  El objetivo de una familia de clase media es que su hijo estudie todo el día, cada día, hasta que se saquen una buena carrera que le permita a la familia vivir dignamente.

Por lo tanto me toco enseñarle absolutamente todo. A una de ellas le tuve que enseñar ¡hasta como cortar una cebolla! Yo me desesperaba muy rápido, lo reconozco. Pero ella tenía muchas ganas de aprender y al final, juntas, formamos un buen equipo y aprendimos la una de la otra: ella cómo cocinar y yo lo diferente que puede ser la vida de un chica de mi edad en Asia.

11006444_10206287515213377_3668901200172860276_n

La familia en la caravana y las chicas taiwanesas, me cambiaron por completo la manera de ver el mundo y las personas en él.

Todas esas personas que encuentras por el camino, que apenas conoces pero que se convierten en amigos del alma de quienes al final te despides llorando como un niño. Es algo muy especial y difícil de explicar, pero cuando viajas solo lo entiendes.

Hay algo único en el echo de viajar solo, y es que si no te quieres pasar todo el viaje aburrido y solo contigo mismo, no te queda otra que confiar y abrir tu corazón a todo aquel que te encuentras.

Esas personas hacen lo mismo y, de repente, te encuentras compartiendo las mejores experiencias de tu vida con un completo desconocido pero que parece tu amigo de toda la vida.

IMG_4133

A la hora de trabajar, como en todo, cada persona es un mundo, y claro está, te encuentras perezosos, desordenados o gente que lo rompe todo (como yo).

Pero en general, todos compartimos algo, y son esas ganas de agradecer la oportunidad de oro que nuestro host nos ofrece, y qué otra mejor forma de agradecérselo que dar lo mejor de ti en cada tarea, o al menos, esa era mi motivación “number 1”.

P—¿Tus hosts te han dado la oportunidad de viajar por Tasmania o Australia? ¿O han sido más de estar por casa?

R—La verdad es que en ese sentido me siento súper afortunada. En Hawaii viajé más por mi cuenta, ya que mi host trabajaba y mucho, y el día que tenía libre ¡nos los pasábamos en la playa surfeando!

Pero mi última experiencia fue con una familia que, curiosamente, utilizaba Helpx para viajar más.

Me explico: Hay un momento en que toda familia entra en una rutina. Después de una dura semana de trabajo y escuela, todos están deseando pasar el finde tirados en el sofá sin hacer nada, pero a la vez te sientes mal por no haber hecho nada.

_MG_5909

En fin, ellos se plantearon remediarlo buscando un motivo para viajar y visitar su propio país, y ese es tener un extranjero deseoso de viajar ayudándote en casa.

Así que para agradecer todo el trabajo que hacíamos yo y los ayudantes nos llevaban, como mínimo, un día a la semana de viaje, y así visitamos todo tipo de lugares: mayoritariamente parques naturales.

Además hicimos viajes más largos que tan solo 1 día. Yo estuve 3 meses y los pude disfrutar: como una semana en lo alto de la montaña haciendo kayak o varios viajes de camping de dos y tres días a diferentes parques naturales.   

P—¿Qué cosas te han cubierto económicamente en este hogar?

R—En este lugar me lo cubrían casi todo. Desde las dietas hasta el champú. En ese aspecto soy muy afortunada. Tanto en Hawaii como aquí mis hosts fueron muy generosos cubriendo todos mis gastos, incluidos: alojamiento, dietas, material, viajes… ¡hasta las cenas fuera de casa!

Lo único que no te cubren es si por ti mismo visitas algún lugar, como por ejemplo: Cuando decidí acampar en una isla con otra ayudante. Nostras nos pagamos el ferri y las tasas de camping, ¡pero la familia nos facilitó todo el material de camping y la comida!

_MG_5924

En general estoy muy satisfecha con este aspecto. Lo único que obviamente no te cubren como parte de tú dieta es el alcohol y si tienes algún capricho súper caro.

Tampoco temas de salud personal como médicos, pero te facilitan medicamentos si los tienen en casa como ibuprofeno o cremas antinflamatorias…

P—Dime 6 aspectos (o más) que crees que han cambiado en ti desde la última entrevista. La idea es que sean aspectos interiores, pero si son exteriores también valen.

R—Exteriores que estoy más morena y me ha crecido el pelo! 🙂 Pero obviamente el cambio más grande es en el interior. No sé si tengo 6 claramente definidos, pero sí que me siento cambiada desde que me fui.

Lo que más ha significado para mi ha sido el volverme más paciente. Puede parecer algo poco importante, pero yo era una persona bastante intransigente conmigo misma y obviamente también con los demás. La paciencia no era, que se diga, uno de mis dones… y mi mente era como un cuadrado que no aceptaba nada que se saliese de la línea.

_MG_5556-2

Viajando, el choque cultural es tan fuerte que no te queda otra que ser más flexible. Todas esas personas con las que compartes tu día a día son totalmente distintos a ti, cosa que a veces te desquicia un poco porque te ponen el mundo al revés.

En ese punto te quedan dos opciones (y la de huída no es una de ellas): cruzarte de brazos y negarte a entenderlo o a aceptarlo y dejar que cada experiencia te enseñe algo nuevo y te enriquezca como persona.

Otra de las cosas que he aprendido y que es de gran utilidad es a estar equivocada.

Como mucha gente, me gusta tener siempre la razón, pero cuando te ves en otro país en el que viven en otra realidad, aprendes que prácticamente nunca tienes la razón.

La primera lección fue con el idioma. Me acostumbré a estar equivocada en cada maldita frase que salía de mi boca, era algo tan normal y habitual que me hizo dejar de sentirme mal o desacreditada cada vez que no estaba en lo correcto.

SONY DSC

Eso te lleva a cuestionarte cada cosa que dices o haces. Antes cada cosa que decía o hacía, no la cuestionaba, creía ciegamente en mi criterio, tenía que venir alguien con un razonamiento suficientemente sólido para convencerme de que estaba equivocada.

Ahora, el proceso se ha invertido, primero pongo en duda todo lo que se me pasa por la mente, y si pasa ese filtro, entonces actúo.

Ahí es cuando te das cuenta de que el 90% de las veces no tienes razón y que actúas como actúas el impulso del momento. Ahora estoy mucho más abierta a críticas, juicios y obviamente a estar equivocada y puedo decir que tengo una visión más clara y realista de mí y de lo que me rodea.

_MG_4996

P—Después de todo este tiempo, ¿has echado de menos las ramblas de tarragona, el bullicio de las calles y a tu familia española? (¿me echas de menos a mi?)

R—Si hay una cosa que aprendes cuando te vas es lo bien que estas en tu país, lo afortunada que eres por vivir donde vives y tener los amigos y familia que tienes. Cuando te vas, te vas harto de todo lo que te rodea, crees que todo es mejor allá fuera, que los lugares son más bonitos y que la gente es más guay.

Pero la verdad es que vivimos en un lugar envidiable para muchos extranjeros y que no hay familia como la tuya. Y voy enserio diciendo que en el extranjero nos admiran, les encanta Europa y concretamente la cultura mediterránea.

Mi jefa tenia libros de cocina española y hasta uno del Camino de Santiago. Ellos lo harán algún día, y yo que lo tengo al lado ni me lo había planteado… ¡ahora es uno de mis siguientes objetivos!

Y si, te echo mucho de menos…¡Vuelve!_MG_5780-2

P—Ahora que ya has terminado ¿Ya tienes pensado qué hacer?¿Te ves viajando otra vez haciendo lo mismo?

R—Sí, me veo viajando de nuevo, no se cuándo ni dónde ni cómo.

Pero ahora lo que tengo claro es que quiero estar una temporada aquí en casa, rodeada de los míos y disfrutando de todo aquello que no podía hacer viajando, que son muchísimas cosas, y eso me lleva ahora a aprovechar el tiempo perdido con un montón de proyectos en mente.

P—Y la última y la que da más rabia, ¿Cual has disfrutado más, Hawaii o Australia?

R—No se puede comparar! Fueron tan distintas que no podría decir cuál fue peor y cuál mejor. Lo que sí puedo decir es que Hawaii fue un viaje más para disfrutar de amistades, risas, playa y diversión y Australia fue un lugar para sentirme arropada por una familia, encontrar mi centro, disfrutar de parques naturales y cocinar!

Captura de pantalla 2015-01-20 a la(s) 00.26.27 1

¡Suscríbete!
No te pierdas ninguna novedad
Previous Post Next Post

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply maria junio 17, 2015 at 2:38 am

    Hola, me puedes ayudar con Helpx. Me da cosa que no sepas elegir el sitio apropiado y que llegues alli y no ses cierto? Suele pasar? Por tu expriencia o por la de otras personas. Y como eliges si tienes q comunicarte en ingles y quizas no.lo entiendas todo.

    Gracias

    • Reply Patricia Otero junio 18, 2015 at 11:51 am

      Hola Maria!!! gracias por tu comentario.
      Sí es verdad que hay personas que han tenido malas experiencias. Yo siempre escojo sitios donde la familia describa bien lo que se hace, y que además tenga un mínimo de 4 reseñas todas de 5 estrellas. Me las leo todas y si hace falta contacto por privado con alguna de las personas que han estado en la granja (ya sabes, las reseñas al ser públicas a veces la gente quiere quedar bien, así que si no te fias… existe la opción de enviar mails a los helpers que ya han pasado por ahí, entonces ellos te dirán las cosas tal y como son! yo lo he hecho varias veces)

      Yo las primeras veces para comunicarme en inglés por mail usé el traductor del google y un amigo que sabía inglés mejor que yo, y así me apañé. les dejaba muy claro por mail que mi nivel de inglés es very little, y que si estaban de acuerdo con eso. La gran mayoría están de acuerdo con ello a no ser que te digan lo contrario! Yo llegué allí con cuatro frases , y el primer mes lo pasé fatal porque no entendía nada. Valió la pena ahora ya hablo como una más de allí!!! Leete este post importa el nivel de inglés en el voluntariado? te ayudará. Y este otro para algunos consejitos Cosas que me ayudaron a hablar inglés.

  • Reply paola febrero 5, 2017 at 7:59 pm

    Hola.

    Estoy leyendo tu blog y me encanta!
    Estoy pensando en irme unos meses de voluntariado para perfeccionar o empezar con el ingles , ya que mi ingles es de instituto pero nivel muy bajo, añadiendo que se me olvido con la carrera…
    Podrías aconsejarme paginas de información para ver el visado.. me gustaría quedarme casi un año…

    Muchas gracias por tu experiencia.

    • Reply paola febrero 5, 2017 at 8:01 pm

      Se me habia olvidado, estoy empezando con el surf y me gustaria seguir alli en Australia, claro esta que estoy empezando pero que mejor lugar que aprender que alli…

    Leave a Reply